Elizabeth Muñoz autoestima blog

Consejos prácticos para recuperar la autoestima y quererse a uno mismo

La Autoestima puede definirse como un constructo psico-emocional y conductual que determina el grado de afecto y vínculo que sentimos por nosotros mismos. En este artículo, Elizabeth Muñoz, psicóloga clínica nos explica más acerca de qué es la autoestima, sus características y algunos otros factores de relevancia dentro de esta temática. ¡Les advertimos que es un tema bastante más sorprendente de lo que se puede pensar a priori!

Es un concepto que se va conformando a medida que crecemos y depende de múltiples factores para desarrollar su plenitud. En palabras simples, la autoestima es una llave maestra que abre las más recónditas puertas internas que llevan a descubrir y fomentar la vinculación con uno mismo desde el amor y respeto. Se convierte en una herramienta práctica para explorar las características propias, poder potenciarlas y lograr una equilibrada valoración de sí mismo.

En este sentido, dentro de la autoestima se pueden apreciar algunas características importantes como la seguridad y confianza en sí mismo, valorización del yo interno, capacidad de autoamor y autoaceptación, autovalidación y autoempoderamiento, manejo del mundo emocional, autorespeto y autocontención, habilidad de sobreponerse a la adversidad, autoobservación y escucha de sí mismo, autoconocimiento e integración al mundo circundante, establecimiento de límites en lo interno y en relación con los demás, desarrollo e interacción con lo espiritual y natural, valores personales imprescindibles para la persona, etc.

Además, para comprender mejor esta temática se puede observar que existen diversos niveles de autoestima como la autoestima alta o saludable, y la autoestima baja o poco saludable.

Para lograr una autoestima saludable se van sucediendo una serie de procesos a lo largo del desarrollo psicológico, biológico y social del ser humano. Los más destacables son la conformación de la base evolutiva Padre-Madre, la crianza, el apego con figuras parentales o tutores, concepto y aceptación del Yo, validación del cuerpo físico, interacción con la familia, la socialización, las amistades, capacidad para afrontar situaciones estresantes, expectativas de sí mismo, conformación de relaciones interpersonales, entre otras. En este nivel no debe confundirse autoestima Alta o sana con egocentrismo ya que ambos tópicos son dispares.

Mientras la autoestima sana habla del amor a sí mismo en un estado de equilibrio interno y externo, el egocentrismo de basa en el culto por el ego y su autosatisfacción en un claro desequilibrio entre lo interno con lo exterior, dado que el ego busca constantemente el autoplacer y es ciego a la empatía y al amor verdadero.

La autoestima se va conformando gracias a la libertad, respeto, amor y confianza que depositamos y construimos en nosotros mismos. Es una gran herramienta para la vida y es transversal durante el desarrollo evolutivo y psicosocial, y como todo instrumento se puede afinar y procurar un sonido más grato y equilibrado dentro de nosotros mismos que nos distinguirá de los demás.

¿Qué factores pueden llevar a perderla?

Existen diversos factores que pueden llevar a una disminución o desgaste de la autoestima,  entre ellos se pueden enumerar: poca o nula comunicación con los demás y consigo mismo, vivir la vida de modo vertiginoso o muy acelerado sin detenerse a meditar en lo que estoy realizando en el aquí y ahora, la rutina, no realizar autoanálisis o contemplación de sí mismo, o lo que es más extremo una desconexión consigo mismo, poner a otros en un estado de idealización romántica inalcanzable, relaciones de dependencia emocional con los demás, dejar de autocuidarnos por cuidar a otros, pretender ser el centro de atención de los demás, vivir en la zona de confort, actitudes de sumisión-dominancia, perder el autorespeto o no instaurar límites claros a los demás, relación consigo mismo o valorización personal desde lo material o algo externo a nosotros, falta de conocimiento de Sí mismo, incoherencia entre el sentir-pensar-actuar, esperar demasiado de los demás, discusiones innecesarias, sentirse vulnerable o víctima de las circunstancias o de los otros, abuso de sustancias y drogas, violencia o maltrato en todas sus formas, vivir en una familia disfuncional, etc.

Consejos prácticos para recuperar la autoestima y quererse a uno mismo

Dentro del espacio Psicoterapéutico que se construye en conjunto a los consultantes, procuro establecer una relación de confianza como base primordial ante cualquier caso.

Así mismo, en este escenario de realidad virtual se va co-creando el arte de la psicoterapia y estableciendo los elementos imprescindibles para la recuperación de la autoestima. En primer lugar, con el consultante se establece un viaje interno donde los puntos importantes se van a rescatar desde las bases de su personalidad, en su historia de vida, en sus relaciones más fundamentales que le han repercutido y continúan resonando en su presente y tal vez futuro. Entonces, como principales ejes a tener presente a modo general son los siguientes:

  • Historia de su relación con sus padres o figuras parentales
  • Evolución en su relación consigo mismo y los demás
  • Proyección en estas relaciones

Y para procurar que estos ejes anteriores puedan ser trabajados en profundidad por los consultantes, se pueden mencionar otros factores importantes que se desarrollan en la psicoterapia:

  • Fortalecimiento de la comunicación a nivel personal, familiar, de pareja, amistad y social. Atreverse a decir abiertamente lo que sentimos afectuosamente hacia nuestros padres o hijos en frases como: Me encanta estar cerca de ti y abrazarte, Te quiero o Te amo como eres, Estoy para ti, etc.
  • Establecer vínculos afectivos o reforzar los existentes en la familia, con amistades o sociales. Se puede compartir algún pasatiempo o hobbie con los padres o amistades, realizar algunas actividades rompe rutinas en casa que resulten divertidas o poco comunes, etc.
  • Entender al otro como un efecto espejo: lo que observamos de los demás nos quiere decir algo de nuestro mundo interno. Y por tanto hacernos cargo de lo que nos resuene.
  • Al inicio de cada día, contemplarnos un momento al espejo y transmitirnos algo positivo ya sea una frase o pensamiento que nos puede animar 
  • Para lograr lo anterior, se pueden construir Autoafirmaciones Fortalecedoras que nos den la motivación e impulso de tener un gran día o experiencia, como por ejemplo:  Cuando hablo los demás escuchan atentamente y me miran con respeto, ¡Que guapa(o) me siento!, Todo me resulta muy bien hoy, Los semáforos me dan Verde y yo también, Lo mejor está aquí, etc. 
  • Construcción de un programa de Autoestima Potenciada: recibiendo el apoyo en psicoterapia la persona logra conformar una serie de pilares fundamentales en su vida tales como el social, laboral, familiar, pareja y personal. Se trabaja cada una de estas áreas proyectando en cada una las expectativas personales que la persona desea.
  • Registro de Autopercepción de Conductas Pro Autoestima Sana: se establecen ciertas características que la persona desea sumar a su actual autoestima y se definen acciones en concordancia a ello.
  • Registro de Percepción de autoestima externa: Se invita al consultante que pueda sondear la percepción de sus cercanos respecto a las características de la autoestima que la persona busca conseguir o cambiar de las que ya posee.
  • Plantearse un propósito al día: esto implica adoptar un propósito concreto por día para llevarlo a cabo, que apunte a tener o desarrollar conductas de Autoestima equilibradas. Ejemplo: Hoy me vestiré libre de prejuicios y caminaré libre por la calle, Comienzo a aceptarme tal cual soy y me lo demuestro, Veo las cosas como un aprendizaje de la vida, etc.
  • Practicar ejercicio físico como un deporte, manualidad o hobbie que representen algo divertido o nuevo en la vida.

Se pueden realizar diversas actividades que puedan ir favoreciendo el establecimiento de una autoestima sana y que se van manejando en conjunto a la persona y de acuerdo a sus características y proyectos que tenga para sí misma.  Así se va logrando una actitud diferente y la balanza de la vida se va equilibrando a favor de la persona y sus deseos del alma.

Texto: Elizabeth Muñoz, psicóloga clínica.

¿Hablamos?

mediquo, tu amigo médico. Chat médico. Consultar ahora.

 

¿TIENES MÁS DUDAS?

Resuelve tus dudas al instante con médicos especialistas

Deja un comentario