Puesto que la principal fuente natural de vitamina D es el sol, nuestra recomendación es que recibáis vuestra dosis diaria de luz solar…