alergia primaveral, recomendaciones, ácaros, polvos, antihistamínicos, mediquo, salud, alergología

Consejos para evitar o disminuir los síntomas de la alergia primaveral

La alergia primaveral es una reacción exagerada o de hipersensibilidad frente a los pólenes que hay en el ambiente, por lo que también se llama polinosis.

Los pólenes son granos de pequeñísimo tamaño producidos por las flores. Llevan en su interior células reproductoras masculinas y se encargan de transportarlas hasta el aparato reproductor femenino de otras flores para su fecundación, asegurando así la supervivencia de las plantas.

Aunque no todas las plantas polinizan al mismo tiempo, la mayoría lo hacen en los meses de primavera, por eso los síntomas de alergia estacional suelen producirse en dicha estación.

En la mayoría de los casos, aparece en forma de rinoconjuntivitis alérgica, que se caracteriza por la presencia de estornudos en salva, secreción nasal acuosa, picor de nariz y ojos, congestión nasal, enrojecimiento de ojos y lagrimeo. No siempre aparecen todos estos síntomas, por lo que puede confundirse con otras enfermedades como el catarro común. Además de rinoconjuntivitis alérgica, casi la mitad de los pacientes con alergia primaveral también presenta asma alérgica, que se manifiesta con tos, dificultad respiratoria y escucha de pitos en el pecho.

Para evitar o disminuir los síntomas de alergia primaveral, es fundamental seguir los siguientes consejos en época de polinización:

  • Los momentos del día en que los niveles de pólenes son más elevados ocurren al amanecer (5-10 a.m.) que coincide con la emisión de los pólenes, y cuando cae el sol (7-10 p.m.) ya que desciende el polen desde lo alto de la atmósfera al enfriarse el aire. Es recomendable disminuir las actividades al aire libre a esas horas del día y no abrir las ventanas del domicilio.
  • Cuando se salga de casa, llevar mascarilla y gafas de sol para que el polen no pueda entrar en contacto con la mucosa nasal y con los ojos.
  • Ducharse y cambiarse de ropa al llegar a casa.
  • Evitar tender la ropa en el exterior, ya que los granos de polen pueden quedarse atrapados en las prendas de ropa.
  • Cuando se viaje en coche, mantener las ventanillas cerradas.
  • Evitar salir a la calle los días de viento.
  • Poner filtros antipolen en los aparatos de aire acondicionado.
  • Evitar dormir cerca de árboles y plantas.

También existen tratamientos farmacológicos para tratar los síntomas de alergia primaveral, pero deben ser pautados por un médico especialista en Alergología.

Texto. Dra. Jimena Crespo, alergóloga en mediQuo

¿Tienes dudas? ¡Consulta en el chat!

mediquo, tu amigo médico. Chat médico. Consultar ahora.

¿TIENES MÁS DUDAS?

Resuelve tus dudas al instante con médicos especialistas

Deja un comentario