Es verano, hace mucho calor y los niños llevan jugando todo el día. Seguro que les apetece un helado bien fresquito. ¿Por qué comprarles un helado lleno de azúcar…