cómo aplicar o poner un supositorio de glicerina. estreñimiento, laxante, mediquo, consulta médica, chat médico, salud.

Cómo aplicar un supositorio de glicerina

El supositorio de glicerina es una medicación que se administra vía rectal. El principio activo de esta es el glicerol y tiene un efecto laxante. Es un tratamiento que se usa para el estreñimiento ocasional. Se puede utilizar en adultos, niños o bebés siempre bajo indicación médica y hay 3 tamaños diferentes con cantidades distintas de glicerol en función de la edad del paciente. No se debe usar más de 7 días seguidos, salvo que un médico así lo indique.

¿Cómo actúan?

La glicerina actúa atrayendo agua hacia la zona, causando el aumento del tamaño de las heces. También estimula el peristaltismo del intestino (estimulación del movimiento intestinal). Finalmente tiene un efecto lubricante local que facilita y permite la expulsión o evacuación de las heces.

¿Cómo se aplica?
  • Lavarse las manos con agua y jabón. Se pueden utilizar guantes de látex.
  • Si se trata de un bebé habrá que retirar el pañal, colocar al niño boca arriba, levantarle las dos piernas con una mano e introducirlo en el ano con la otra, hasta que supere el esfínter anal (siempre introduciendo la parte plana, no la que tiene punta). Si el niño es mayor, hay tener un poco de paciencia y psicología y explicarle lo que va a pasar con delicadeza, evitando que se asuste.
  • La mejor postura es acostado de lado, flexionando las piernas hacia el abdomen y relajado. Se introduce el supositorio hasta que queda totalmente en el interior(por la zona plana).
  • Después hay que sujetar las nalgas entre sí con las manos durante unos diez minutos para evitar que salga.
  • Por último, volver a lavar las manos.
¿Cuánto tarda en hacer efecto?

Desde el momento en que se aplica tarda unos 15-30 minutos.

¿Hay contraindicaciones?

Sí, hay algunas situaciones donde esta medicación no debe administrarse.

  • Alergia al glicerol o algún componente de este fármaco.
  • Si hay afecciones ano-rectales.
  • Rectocolitis hemorrágica (inflamación crónica del intestino) o cuando haya sangrado del recto de origen desconocido.
  • Si se padece hemorroides.
  • Si se tiene retortijones, cólicos, náuseas, vómitos u otros síntomas de apendicitis, obstrucción intestinal, enfermedades inflamatorias (agudas o crónicas), si hay dolor abdominal y no se conoce la causa.
¿Tiene posibles efectos adversos?

Puede llegar a causar irritación, escozor o picor anal. Además, no debe utilizarse de manera frecuente, ya que no crea adicción pero sí dependencia psicológica.

¿Necesitas ayuda? Consulta al profesional en el chat.

mediquo, tu amigo médico. Chat médico. Consultar ahora.

¿TIENES MÁS DUDAS?

Resuelve tus dudas al instante con médicos especialistas

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia y servicio. Si continúa navegando, acepta su instalación y uso. Política de cookies.