Control de esfínter en niños, Liliana Rada, Pediatría, pañal, niños, bebé, pipí, caca

Tips para ayudar a quitar el pañal

El control de esfínteres se refiere a la capacidad de orinar y evacuar voluntariamente en el momento apropiado y en el sitio correcto. Se denomina esfínter a un músculo que funciona como compuerta tanto en vejiga y uretra como en región anal para evitar la salida de orina y heces respectivamente. Estos músculos están conectados a través de vías nerviosas con la médula espinal y el cerebro, lo cual supone un mecanismo complejo y el individuo debe tener cierta madurez nerviosa para lograr su control. 

Como todos los hitos del desarrollo del humano, esto se va alcanzando con el tiempo y no debe pensarse en una edad específica sino en un rango de edad considerado normal, siendo tan extenso como desde los 18 meses de vida hasta los 5 años (atravesando distintas etapas y siendo el control nocturno el más tardío en alcanzarse). Sin embargo este aspecto va muy ligado a distintos factores ajenos al niño tales como influencias culturales, educativas, personalidad de los padres y presiones externas de familia y amigos.

Recomiendo a los padres no dejarse predisponer por estos factores que suelen angustiar a toda la familia y por el contrario seguir las sugerencias de su pediatra y especialistas en el área.

Tips para ayudar a quitar el pañal

  1. Como este proceso no debe significar un estrés psicológico para el niño ni para sus padres primero debe asegurarse que su hijo esté preparado y presente las siguientes características (alrededor de los 18 meses y en promedio a los 24 meses): el pañal se encuentra seco por períodos de 2 horas, el niño empieza a reconocer sus órganos genitales (ya sea señalandolos ó tocándolos), avisa que él o su juguete preferido evacuó (si no conoce el vocabulario apropiado puede sólo señalarse el pañal, mostrar “la cola” de un juguete o simplemente decir “pi, po o caca”). 
  2. Enseñar al niño sobre los conceptos básicos del proceso de orinar y evacuar, usar de ejemplo un muñeco y cómo debe usar el baño, pedirle al niño que acompañe a su madre o padre al momento de usar el inodoro de manera que él se familiarice con el mismo.
  3. Escoger una hora del día para iniciar la práctica con el asiento adaptador o  bacinilla, esa rutina debe realizarse todos los días y por períodos de tiempo más prolongados hasta que se adapte y pierda el miedo (así no evacúe u orine).
  4. Una vez que se decida retirar el pañal (primero durante el día y luego en la noche), no debe retroceder  y volver a colocarlo como de costumbre, ya que hay riesgo de confusión en el niño, así que debe estar preparado para “accidentes” en cualquier parte de la casa. Una forma práctica de prevenirlos es programar una ida al baño cada dos horas, tanto en hembras como en varones puede iniciarse sentados, los varones posteriormente decidirán si prefieren orinar parados.
  5. Al retirar el pañal nocturno debe acostumbrar al niño a no ingerir abundantes líquidos hasta 1 hora antes de ir a dormir, orinar inmediatamente antes de acostarse e inmediatamente al despertarse (en casos de enuresis nocturna se entrena a la madre a hacer 1 intervalo en la madrugada para que el niño orine).
  6. En caso de que el niño  orine o evacue en lugares inapropiados, no regañarlo, castigarlo ni ridiculizarlo, esta práctica sólo conlleva a trastornos psicológicos y a entorpecer este proceso, pudiendo aparecer la enuresis y la encopresis, por otro lado forzar a retirar el pañal a un niño que no se encuentra preparado facilita las infecciones urinarias (por retención de orina) y el estreñimiento.

Texto Dra. Liliana Rada, pediatra en mediQuo.

¿Tienes dudas?

mediquo, tu amigo médico. Chat médico. Consultar ahora.

¿TIENES MÁS DUDAS?

Resuelve tus dudas al instante con médicos especialistas

Deja un comentario