Mastitis, mama, pecho, dolor, inflamación, enrojecimiento, lactancia, maternidad, salud, mediquo

Mastitis: factores, síntomas, prevención y tratamiento

La mastitis es una de las complicaciones habituales en madres lactantes. Consiste en la inflamación de uno o más lóbulos de la mama, que puede acompañarse o no de infección. La no infecciosa ocurre como consecuencia de una retención de leche no resuelta. Si no se resuelve, puede evolucionar a mastitis infecciosa, ya que la retención de leche favorece el crecimiento bacteriano.

Representa la principal causa médica del destete precoz, generalmente las mastitis agudas se diagnostican sin dificultad, pero no así, las mastitis subagudas o las subclínicas.

El germen más frecuentemente implicado es el Staphylococcus aureus en las mastitis agudas, aunque en las mastitis subagudas y subclínicas intervienen otros tipos de Staphylococcus. Por eso, es importante el diagnóstico por parte de un especialista, para el tratamiento de los diferentes tipos pues es conveniente disponer de resultados de un cultivo y de un antibiograma.

Factores predisponentes

Las grietas en el pezón (aunque todos los tipos pueden cursar con presencia o ausencia de grietas), el estrés materno, las tomas poco frecuentes, la succión ineficaz. Los cuadros de ingurgitación y obstrucción de un conducto lácteo con tratamiento inadecuado.

Síntomas

Dolor intenso y signos inflamatorios (enrojecimiento, tumefacción, induración), en un cuadrante de la mama, según el lóbulo afectado. Aunque, también, síntomas generales parecidos a un cuadro gripal: fiebre, escalofríos y malestar general.

Prevención

Se basa en el vaciamiento correcto de la mama, no usar ropa que comprima el pecho, dar de mamar con frecuencia, dar masajes suaves en el pecho mientras el bebé está mamando, comenzar la toma dando el pecho no afectado y cambiar la posición de las tomas.

Tratamiento

Los principios del tratamiento son asesoramiento de apoyo a la madre lactante, vaciamiento eficaz de la leche (tanto por el bebé como de manera manual o haciendo uso de un sacaleches), tomas más frecuentes; tratamiento antibiótico, tratamiento probiótico y tratamiento sintomático (antiinflamatorios o analgésicos).

Debe ser precoz (durante las primeras 24 horas), para reducir las complicaciones. Ya que el tratamiento del tipo agudo con antibiótico puede conducir a una subagudas y éstas pueden evolucionar a crónicas o recurrentes.

¿Tienes dudas? ¡Consulta en el chat!

mediquo, tu amigo médico. Chat médico. Consultar ahora.

 

¿TIENES MÁS DUDAS?

Resuelve tus dudas al instante con médicos especialistas

Deja un comentario