5
(2)

Cómo sabéis el COVID-19 (CoronaVIrus Disease-2019) es una enfermedad infecciosa producida por un virus. Es una enfermedad nueva sobre la que todavía hay muchos interrogantes y la información debe actualizarse prácticamente a diario así como desmentir aquellos bulos que nos confunden y pueden poner en peligro a la población. La OMS recientemente lo ha decretado pandemia lo cual nos plantea retos y interrogantes a las autoridades, los sanitarios y las familias. 

La COVID-19 deja más de 228.000 casos de contagio en 168 países del mundo. La cifra de decesos en todo el mundo supera los 9.318 y la de los recuperados, los 84.500. Fuera de China, Italia es el país con más casos y España, el segundo de Europa y cuarto del mundo, con más de 17.300 casos. (datos cerrados a día 19/03/2020).

Concretamente, son muchas las dudas y interrogantes que surgen entre las mamás embarazadas, durante la lactancia o incluso en mujeres que están planificando actualmente un embarazo o acaban de dar a luz. 

Se conoce que las mujeres embarazadas siempre se han considerado como población de riesgo ante cualquier enfermedad generada por un virus por sus cambios fisiológicos y inmunitarios. Pero los diferentes tipos de virus que conocemos tienen diferentes afectaciones a las futuras mamás y sus bebés. Y en este caso aún falta evidencia científica sobre la afectación real en este grupo de población. 

Hoy por hoy, con la experiencia que tenemos, limitada, no hay evidencia que las mujeres embarazadas tienen mayor riesgo de presentar síntomas graves, de sufrir complicaciones o de comprometer al feto al contraer la infección causada por el coronavirus.

Concretamente, la información sacada de dos estudios con mujeres embarazadas y en el posparto inmediato (En un primer se estudió cómo afectaba la infección a 9 mujeres embarazadas y la evolución del parto. En el segundo se estudió cómo afectaba la infección a 9 mujeres en el puerperio inmediato y sus 10 bebés) el Ministerio de Sanidad en España extrapola, con la máxima precaución, que: 

  • La neumonía, la principal complicación, en las pacientes embarazadas no parece ser más grave que en el resto de grupos de población. 
  • No hay evidencia de la transmisión intrauterina del SARS-CoV-2 en mujeres que adquieren la infección durante el tercer trimestre de embarazo. Sólo un bebé de los diez nacieron con la infección por COVID-19.
  • La infección perinatal por SARS-CoV-2 puede tener efectos adversos sobre los recién nacidos, como pérdida del bienestar fetal, parto prematuro, distrés respiratorio, trombocitopenia acompañado de alteración de la función hepática e incluso muerte. 

Por este último motivo se amplía la población embarazada como población de riesgo. No porque las mamás puedan desarrollar más complicaciones sino porque, aún los bebés no siendo portadores de la infección en el momento del nacimiento, la infección en la madre durante el embarazo (perinatal) puede tener efecto adverso en el bebé recién nacido. 

Recordemos, además de las embarazadas, el resto de población que se considera de riesgo en estos momentos y que el riesgo de complicaciones ahora se sitúa en el 20% de las personas contagiadas. 

  • Hipertensión y/o enfermedad cardiovascular
  • Enfermedad respiratoria crónica
  • Cáncer
  • Inmunosupresión
  • Diabetes
  • Mayores de 60 años

Prevención en la mamá embarazada

Se deben extremar las protecciones en este grupo. Son personas que deben estar más protegidas ante el coronavirus. Por lo que deberán seguir las recomendaciones que se están dando hasta ahora en el resto de grupos de riesgo pero con mayor intensidad si cabe.

  • La medida preventiva más eficaz es el confinamiento en casa evitando al mínimo el contacto exterior. En España y otros países ya lo aplican o han aplicado con éxito. 
  • Si estás embarazada y convives con personas que siguen trabajando y no pueden estar confinadas las medidas de prevención se deberán extremar. Asi las personas que han estado fuera deberán tomar las precauciones en la calle y lavarse bien al entrar, así como lavar la ropa a diario. 
  • Si estás embarazada y convives con personas que tienen síntomas, lo mejor es que os separéis o os aisléis lo máximo posible. Igualmente si convives con sanitarios expuestos en primera línea es bueno que no convivan en el mismo espacio durante el período de posible contagio.

En este artículo explicamos con detalle síntomas típicos y las medidas de prevención más eficaces frente al COVID-19 

Si aparecen síntomas estando embarazada, contáctanos a través del chat mediQuo y te ayudaremos

Una vez necesitas asistencia presencial, es posible que en casos graves, si se sospecha de complicaciones, no demoren la radiografía a pesar del embarazo y las ecografías y otras pruebas del embarazo se intensifiquen. 

Tratamient

No hay un tratamiento farmacológico efectivo a día de hoy por lo que el tratamiento se basará en la optimización del estado de salud de la madre y el feto con un estrecho seguimiento.  

Si hay un cuadro de gravedad es posible que se usen algunos de los tratamientos que se usaron para tratar otras infecciones anteriores y siempre de forma experimental. 

Así pues, los principios del tratamiento de la embarazada, al igual que el resto de la población, incluyen:

  • medidas de aislamiento precoz 
  • control de la infección 
  • toma de muestras para el diagnóstico de COVID-19 y otros virus respiratorios 
  • oxigenoterapia si es necesario 
  • evitar la sobrecarga de fluidos 
  • terapia antibiótica empírica si se sospecha coinfección bacteriana 
  • monitorización de la dinámica uterina y el bienestar fetal 
  • ventilación mecánica precoz en caso de deterioro de la función respiratoria
  • individualizar el momento más adecuado del parto

Lactancia materna

De nuevo, y en este punto más que en ningún otro, no tenemos datos suficientes para hacer una recomendación definitiva cuando la mamá está infectada por COVID-19 o es probable. Aun así, la lactancia materna es la principal fuente de defensas en un recién nacido y la OMS aconseja la lactancia materna siempre que:

  • Las condiciones de la mamá y el bebé lo permitan
  • Se mantengan las medidas de prevención de infección por gotas y contacto
  • Si no es posible se recurrirá a la extracción de leche, siempre que se pueda

Evidentemente la decisión final será un consenso entre la mamá y el equipo sanitario.

¿Tienes dudas?

 

mediquo, tu amigo médico. Chat médico. Consultar ahora.

 

*Contenido validado por el equipo médico de mediQuo.

 

 

 

¿Te ha sido útil esta información?

¡Haz clic en las estrellas para votar!

¡Síguenos en las redes sociales!

¡Lamentamos que esta publicación no te haya sido útil!

¡Permítanos mejorar esta publicación!