Mamá primeriza, vuelta al trabajo, mundo laboral, mamá, bebé, lactancia

Consejos para madres primerizas que vuelven al mundo laboral

Cuando nos convertimos en madres, de repente se abre ante nosotras una nueva versión de nosotras mismas: la de cuidadoras. Tener a un ser indefenso y totalmente dependiente ante nosotros es un gran reto y una gran responsabilidad. Debemos de encargarnos de su cuidado, y de cubrir todas sus necesidades: alimento, seguridad, sueño etc… Para ello las mamás disponemos de unas semanas de baja maternal, donde casi todo nuestro tiempo gira entorno a ese nuevo o nueva recién llegado/a que es una gran alegría, pero supone un gran cambio en nuestra rutina.

Reanudar la rutina puede suponer un desgaste físico, emocional y psicológico para cualquier madre primeriza, en este artículo te damos unos tips para que enfrentarte a ese momento sea más llevadero.

Nuestro bebé nos va conociendo y nosotras a él/ ella y es cuestión de tiempo el ir adaptándose a la nueva realidad. Pero claro, el tiempo va pasando, nuestro bebé va creciendo y llega ese momento en que nuestra rol de “mamá” debe combinarse con la vuelta al mundo laboral.

La vuelta dependerá en cierto grado de la edad que tenga el bebé cuando vuelvas al trabajo, de las horas que pases fuera y de si se alimenta de leche materna o artificial.
Dependiendo de las necesidades, del tipo de trabajo que realices y de la jornada laboral que desempeñes, la vuelta será más o menos “traumática”, para ti, para tu bebé y para quien se quede a su cuidado.

Es habitual que nos afecte emocionalmente o tengamos sentimientos encontrados: por un lado ganas de regresar a la carga y desconectar un poco de llantos, pañales, biberones, papillas etc.. frente a la tristeza que puede genera pensar que abandonas a tu pequeño/a.

Consejos para sobrellevar la vuelta al mundo laboral

Unos días antes de empezar a trabajar explícale a tu bebé que mamá debe volver a ser “la que era” y desempeñar su trabajo, y que eso será bueno para ti: volver a ser tú (recuperar tu autonomía y profesión) y no solo la “mamá de”, así como volver a relacionarse con iguales al margen de la maternidad, como por independencia económica.

Así mismo se recomienda ir abriendo espacios en los que dejes a tu bebé con la persona que se encargará de su cuidado. Esto le dará seguridad al cuidador y así irá asumiendo responsabilidades. El ideal es que dicho tiempo poco a poco se vaya extendiendo, así tanto tu bebé como tú iréis aprendiendo que podéis estar alejados sin dejar de quereros y el reencuentro se coge con más ganas.

Se recomienda explicarle al bebé que mamá irá al trabajo y luego volverá, que no lo dejará solo y que él estará seguro: el día que empieces despídete con toda naturalidad (por muy pequeño que sea y aunque creas que no va a entenderlo), no salgas a escondidas o aprovechando que está despistado. Explícale que te vas unas horas a trabajar, con quien va a quedarse y que volverás después de la comida o la merienda (los bebés no entienden de horas pero sí de rutinas).

No alargues la despedida, decir adiós varias veces,, volver a entrar..Transmítele seguridad, tranquilidad y confianza con una sonrisa que volverá a ver cuando vuelvas.

Puede ayudar dejar un objeto de consuelo, su manta favorita, un peluche o un pañuelo que huela a ti.

Descarta cualquier sentimiento de culpa que te aflore, y repítete a ti misma que es lo mejor para tu familia y para ti, y que dejar a tu bebé en casa mientras tú desarrollas lo que también es tu vida, tiene aspectos positivos.

Si quieres mantener la lactancia materna

En caso de que precises extraerte leche para que se la den en las horas que estás fuera, puedes empezar un par de semanas antes (para acostumbrar el pecho a la forma de extracción y tener una pequeña reserva pues al principio sale menos cantidad).

Se recomienda darle una toma antes de marchar al trabajo, aunque haga pocas horas que ha realizado una toma. Aprovecha para explicarle que te irás, y volverás a darle cuando regreses.

Hay bebés que solo quieren la leche que sale del pecho y prefieren no tomar nada mientras mamá no está, digamos que hacen huelga de hambre. No hay que agobiarse por ello ni obligarles a tomar biberón. Cuando vuelvas compensará mamando más.

Si tu bebé ya tiene seis meses se puede introducir la alimentación complementaria en tu ausencia y ofrecerle por ejemplo los cereales (no tienen porque ser preparados comerciales, puedes ofrecerle: arroz hervido con aceite de oliva) o fruta.

Cada mamá ha de hacer su proceso y tomar la mejor decisión para su caso, intentando evitar consejos que no aporten, será más fácil y llevadera la adaptación tanto del bebé, como de todo tu entorno si actúas con la certeza de que estás haciendo lo que debes y lo que puedes, sin descuidar tanto a tú bebé como a ti misma.

¿Necesitas hablar de tu situación con un especialista? ¡Consulta en el chat!

mediquo, tu amigo médico. Chat médico. Consultar ahora.

 

¿TIENES MÁS DUDAS?

Resuelve tus dudas al instante con médicos especialistas

Deja un comentario