4.2
(5)

Bien es sabido que uno de los principales síntomas de alarma del coronavirus es la falta de aire o disnea (en términos médicos). Pero, ¿cómo distinguir si esa falta de aire es debida a ansiedad o a enfermedad pulmonar? Paula García Amorós, médico general, nos lo explica.

Estos días es muy frecuente la sensación de falta de aire o opresión en el pecho, pero hay que parase un momento a pensar para distinguir de dónde viene este síntoma y por ello quiero explicar las dos patologías que lo pueden producir para que lo sepáis distinguir.

¿Cómo aparece la falta de aire en la ansiedad?

La ansiedad es un amigo muy frecuente estos días de cuarentena en casa sin poder salir, sin ver a familiares, sin salir a hacer deporte y recibiendo continuamente información por todos los medios audiovisuales de la mala situación del coronavirus. Por tanto, es muy habitual comenzar a tener síntomas de ansiedad estos días. 

¿Cuáles son esos síntomas respiratorios?

En primer lugar, la sensación de falta de aire está siendo muy frecuente, ya que es uno de los síntomas del COVID19 y psicológicamente es lo que más preocupa. 

La falta de aire de la ansiedad es más bien como una sensación de ahogo y de que no llega a entrar el aire de forma plena en los pulmones y en reposo, aunque uno no haga nada, no consigue que entre del todo el aire. ¡Esto es ansiedad! Mientas que la disnea típica del COVID19 es una sensación de fatiga con el esfuerzo que hace que se agite la respiración, sería más bien como cuando uno hace ejercicio y la respiración se hace más seguida.

También hay que señalar que la disnea del virus no aparece de forma aislada, siempre va acompañada de otros síntomas típicos de la enfermedad como son la fiebre y la tos, mientras que la de la ansiedad puede aparecer sola o acompañada de otros síntomas como son los hormigueos en las manos, la sensación de presión en el pecho, mareo, etc.

¿Qué hago para distinguirlo si empiezo con dificultad para respirar?

En primer lugar, intenta tranquilizarte, túmbate y haz respiraciones profundas. Si ha aparecido de repente lo más normal es que sea debido a la ansiedad y si va mejorando a medida que te relajas continúa con la relajación y no le des más importancia.

Si este síntoma te ha aparecido después de unos días con fiebre y tos (suele aparecer entre el 5º y el 8º día con fiebre), ahí debes de consultar con tú médico y ante todo no perder los nervios.

¿Tienes dudas?

 

mediquo, tu amigo médico. Chat médico. Consultar ahora.

 

*Contenido validado por el equipo médico de mediQuo.

 

¿Te ha sido útil esta información?

¡Haz clic en las estrellas para votar!

¡Síguenos en las redes sociales!

¡Lamentamos que esta publicación no te haya sido útil!

¡Permítanos mejorar esta publicación!