5
(1)

La placenta es un órgano con una amplia superficie, que se desarrollar en el útero durante el embarazo, que facilita el transporte de sustancias entre la madre y el feto, permitiendo el intercambio gaseoso, de nutrientes y la eliminación de los productos de desecho. Tiene una función protectora contra algunos agentes infecciosos —como virus y bacterias— e impide el rechazo del sistema inmunológico de la madre hacia el feto. Esta también sintetiza hormonas como la CGH, progesteróna, estrógenos o HPL. La placenta se une a la pared del útero, y de este surge el cordón umbilical del bebé.

Al final del embarazo puede llegar a medir 20cm de diámetro y 3cm de grosor y pesar entre 500 y 600 gramos. Durante la última etapa del parto, la placenta se separa de la pared del útero, y sus contracciones ayudan a empujarla hacia la vagina. A esto se lo llama también expulsión o alumbramiento de la placenta.

La implantación de la placenta se determina a la segunda semana de embarazo. En la mayoría de los casos se implanta en la mitad superior del cuerpo uterino, de manera que queda suficiente espacio para el crecimiento fetal y no interfiere durante el parto. Cuando la placenta si insiere en la parte inferior del útero cubriendo el orificio cervical interno da lugar a la placenta previa.

Tipos de placenta de inserción previa

  • Placenta de inserción baja: Implantada en el segmento uterino inferior
  • Placenta Marginal: Ubicada cerca del orificio cervical interno. No cubre la apertura
  • Placenta previa Parcial: Cubre parte del orificio cervical interno
  • Placenta previa total: Cubre por completo el orificio cervical Interno. Esta es la mas común. Estas pueden causar sangrado durante el embarazo y normalmente se realizará una cesárea para asegurar el bienestar del bebé.

Factores de riesgo de placenta previa:

  • Cesárea previa
  • Anémia
  • Mujer mayor de 35 años
  • Lagrado uterino
  • Multiparidad
  • Embarazo múltiple (como gemelos, trillizos..)
  • Utero con anormalidades

Las complicaciones de la placenta es el sangrado, tanto durante el embarazo como durante el parto o después.

La Inserción de la placenta en el endometrio, puede ser de distintos tipos. A veces la placenta se adhiere a la pared del útero con mucha profundidad y puede causar distintos problemas:

  1. Normal: se adhiere en el endometrio materno
  2. Acreta: Las vellosidades placentarias están fijas al miometrio.
  3. Increta: Las vellosidades placentarias invaden el miometrio.
  4. Percreta: Las vellosidades placentarias penetran el miometrio, invaden la serosa y otros órganos vecinos.

Si la placenta no está inserida de manera normal, no se separa completamente del útero después de dar a luz. Puede causar sangrado peligroso. Por lo general esas condiciones se diagnostican con un ultrasonido. En algunos casos, su profesional puede usar imagen de resonancia magnética (MRI).

Alguno de las posibles causas son:

  • Cesárea previa
  • Fumar
  • Tener mas de 35 años
  • Haber tenido embarazos previos
  • Tener placenta previa

Cuando se encuentran esas condiciones antes del parto, el profesional puede recomendar una cesárea inmediatamente e incluso una cesárea seguida de una histerectomía, para evitar un sangrado.

¿Tienes dudas?

 

mediquo, tu amigo médico. Chat médico. Consultar ahora.

 

*Contenido validado por el equipo médico de mediQuo. Texto Dra. Mireia Busquets.

¿Te ha sido útil esta información?

¡Haz clic en las estrellas para votar!

¡Síguenos en las redes sociales!

¡Lamentamos que esta publicación no te haya sido útil!

¡Permítanos mejorar esta publicación!