4.9
(9)

El anuncio de los representantes de la OMS de que el mundo debe ir preparándose para la pandemia por el covid-19, el archifamoso coronavirus, junto con los casos que van siendo diagnosticados en los distintos países occidentales han dado el empujón definitivo al pánico global a esta nueva amenaza infecciosa.

En este contexto, Raúl Rodríguez se ha decidido a poner su granito de arena para tratar de aportar sentido común y datos contrastados sobre este tema. En primer lugar, veamos algunas aclaraciones para saber de que estamos hablando.

¿Qué es la infección?

Hablamos de infección cuando un microorganismo entra en contacto con un ser humano y es capaz de reproducirse en uno o varios de sus tejidos u órganos. Dicha infección puede dar síntomas provocando una enfermedad o permanecer inactiva sin que el individuo muestra signos o síntomas pero en muchas ocasiones conservando la capacidad de trasmitir el microrganismo en cuestión. Habitualmente la infección tiene varias fases (cuya duración depende del microorganismo) en las cuales varía la capacidad de trasmisión y la síntomatologia que presenta el individuo.

¿Qué son los coronavirus?

Los Orthocoronavirinae, comúnmente conocidos como coronavirus, son una de las dos subfamilias de la familia Coronaviridea, existen en esta familia múltiples géneros y subgéneros que han estado en contacto con los seres humanos y los animales desde hace miles de años, hasta ahora se han descrito unas 39 especies distintas. Deben su nombre a su aspecto a través de microscopia electrónica con puntas alrrededor de la superficie del virus.

Dependiendo de la especie, los coronavirus pueden causar diversas afecciones en humanos, desde el resfriado común hasta enfermedades más graves, como bronquitis, bronquiolitis o neumonía entre otras. Ademas de afectar a otras muchas especies de aves y mamíferos con distintas enfermedades respiratorias o digestivas.

¿Qué es una pandemia?

La OMS declara una pandemia cuando aparece una enfermedad que afecta a diversas regiones y países, es por tanto un concepto que habla de la extensión de la enfermedad, no de su gravedad. El mundo se ha enfrentado a pandemias en numerosas ocasiones, la última la gripe H1N1, la gripe A, que actualmente continúa conviviendo, por decirlo de alguna manera, con nosotros formando parte del catálogo de infecciones frecuentes en nuestros hospitales y centros de salud.

Una vez aclarado estos detalles veamos los datos

Resulta evidente que el covid-19 se contagia con gran facilidad, esto es así por que se trata de un germen contra el que la población no esta inmunizada (no hay vacunas, no hay infecciones previas por otras cepas) y no tiene nada que ver con su letálidad. Si nos fijamos en las cifras del estudio mas importante hasta la fecha realizado por el Centro Chino para el Control de enfermedades se pueden observar datos de mortalidad muy similares (levemente superiores) a los de la gripe estacional:

  • Más de 80 años 14.8%
  • 70-79 años 8.0%
  • 60-69 años 3.6%
  • 50-59 años 1.3%
  • 40-49 años 0.4%
  • 30-39 años 0.2%
  • 20-29 años 0.2%
  • 10-19 años 0.2%
  • 0-9 años sin muertes

¿Quiere esto decir que no es una situación grave?

Ni mucho menos, es una situación que debe controlarse y que pone en riesgo a una parte importante de la población, pero que en absoluto supone un escenario apocalíptico en el que debamos lanzarnos a por las reservas de agua embotellada y encerrarnos en el sótano de nuestras casas. Las cifras de mortalidad son superponibles a las de otras enfermedades muy comunes, enfermedades por las cuales no dejamos de realizar nuestra actividad cotidiana.

Las personas de riesgo son aquellas que padecen enfermedades crónicas graves (enfermedad cardiovascular, enfermedades bronquiales, diabetes, cáncer, etc) que son personas que en cualquier caso tienen mayor riesgo de complicación con cualquier infección.

Hay que señalar también que los datos que empiezan a recogerse de la infección fuera de las fronteras chinas apuntan a cifras de mortalidad incluso menores a las recogidas en el estudio chino.

Cabe preguntarse con estos datos la razón por la cual las autoridades sanitarias están declarando cuarentenas, anulando actos públicos y demás medidas propias de cierto género cinematográfico (por el cual debo confesar que tengo un malsano interés). Bien, la respuesta está en la magnitud. si bien estos datos son correctos y tranquilizadores, también es cierto que contra menos personas resulten expuestas al covid-19 menos muertes y complicaciones habrá y más manejable para el sistema sanitario será la situación, es muy probable que tarde o temprano todos nos veamos expuestos al germen, pero no es lo mismo si esa exposición se produce de forma paulatina, como ha ocurrido por ejemplo con la gripe A, que si se produce de forma explosiva, situación que podría colapsar el sistema sanitario. Por tanto es necesario tratar de poner coto a la infección y para ello se toman las medidas, no por su letalidad, insiste Raúl.

Y si llega la infección a mi entorno, ¿qué hago?

Las medidas individuales son las mismas que para otras infecciones respiratorias:

  • No dejarse llevar por el pánico
  • Seguir las indicaciones de los servicios públicos de salud
  • Lavarse la manos con frecuencia
  • Mejor saludarse con una palabra amable que con un apretón de manos
  • En caso de enfermar, no vayas a trabajar y evita el contacto estrecho con tu círculo ¿O acaso cuando estás con gripe te dedicas a besar a todos tus familiares y amigos?
  • Taparse la boca al toser o estornudar, mejor con el codo que con la mano
  • Usar pañuelos desechables

Más información sobre la sintomatología del coronavirus 2019-nCoV

En resumen

  • La infección por covid-19 va ha seguir aumentando, es inevitable y las medidas instauradas y que se instauraron no tienen como objetivo detener la pandemia, tan solo mantenerla en unos niveles manejables para el sistema sanitario.
  • Mantengamos la calma, aunque la infección se extiende hemos de saber que el riesgo de complicaciones individual es bajo, muy bajo. Si resultas infectado, lo más probable, con mucho, es que superes la infección sin mayores problemas, de hecho es posible que ni siquiera te llegues a enterar.
  • La prevención del contagio es similar al que debemos tener con otras enfermedades respiratorias. En caso de dudas los servicios de salud de las distintas comunidades autónomas han habilitado teléfonos para aclarar dudas, usarlos, evitar acudir a los servicios de urgencia salvo que los síntomas sean graves.
  • Con todo esto no pretendo quitarle importancia a la situación, estamos ante una cuestión grave de salud pública y las autoridades sanitarias están actuando en consecuencia, pero por favor esa es una razón más para mantener la calma y evitar que el pánico nos guíe.

Por último una advertencia, no os dejéis engañar por bulos y curas milagrosas, ya están empezando a aparecer por las redes sociales “gurús” de las pseudociencias declarando tener la solución para la infección, no os dejéis llevar por su palabrería barata, no hay dietas, hierbas o brebajes que eviten la infección. No hay conspiraciones mundiales para propagar una infección y después curarla, etc.

Espero haber contribuido con mis humildes palabras a tranquilizaros, a que veáis con un poco de perspectiva y sentido crítico de la situación y a que dejéis de cavar en el jardín para construir vuestro propio refugio anti-coronavirus.

¿Tienes dudas sobre tu salud? Consúltame en el chat.

 

Comentar en grupos mediquo. Tu amigo médico. Chat médico.

 

*Contenido validado por el equipo médico de mediQuo.

 

 

¿Te ha sido útil esta información?

¡Haz clic en las estrellas para votar!

¡Síguenos en las redes sociales!

¡Lamentamos que esta publicación no te haya sido útil!

¡Permítanos mejorar esta publicación!